Cuidados de Invierno

Prevención

Cuidados de Invierno

El invierno se caracteriza por ser una estación de bajas temperaturas, lo que aumenta las infecciones respiratorias agudas. Por tal motivo, es importante prevenir extremar las precauciones frente a las enfermedades y problemas respiratorios. Se deben maximizar, en especial, los cuidados y la atención ante posibles síntomas en bebés, niños, embarazadas y adultos mayores, los grupos más vulnerables a este tipo de afecciones, siguiendo ciertas pautas de conducta saludables para evitar los contagios.

Las Infecciones Respiratorias Agudas (IRA) se clasifican en altas y bajas (IRAB).

Las IRA altas incluyen el resfrío común, la faringitis, la faringoamigdalitis, la otitis media y la adenoiditis.

Las IRAB abarcan la neumonía, la laringitis (en los niños), la traqueítis, la bronquitis y cuadros reunidos bajo la denominación de Síndrome Bronquial Obstructivo (la bronqueolitis, entre otros). La mayor parte de las IRAB son virales. Todas las infecciones respiratorias agudas bajas son trasmisibles. Su primera forma de contagio es por vía aérea (tos o estornudos), por contacto directo con la piel, por saliva y por contacto con superficies contaminadas.

 

  • Todas las infecciones respiratorias agudas bajas son trasmisibles.
  • Su primera forma de contagio es a través de las vías respiratorias (tos, estornudo y contacto).
  • Los niños con mayor riesgo a enfermarse son los menores de un año.
  • Los ancianos son el otro grupo etario muy expuesto a estas infecciones.
  • De ahí la importancia de la vacunación y los cuidados preventivos.

 

LA NEUMONÍA

Es la principal complicación de las IRAB, responsable de un número significativo de muertes en niños y adultos en todo el mundo. Los factores predisponentes más importantes se relacionan con exposición ambiental, factores individuales, familiares y sociales. 

Existen otros factores que pueden favorecer la presencia de infección pulmonar, dentro de los que destacan: defectos anatómicos congénitos, cuerpo extraño en la vía aérea, incoordinación faríngea y aspiración pulmonar, inmunosupresión, etc.

 

SÍNTOMAS

Bronquitis aguda y bronquiolitis: el principal síntoma de la bronquitis aguda es una tos que no se puede explicar por una patología pulmonar existente a largo plazo. La bronquiolitis causa en bebés y niños síntomas prolongados de sibilancia y tos, con una duración de semanas y meses tras los primeros síntomas. 

Gripe: la forma más usual de manifestación de la gripe son fiebre, dolor muscular, dolor de cabeza, tos, irritación de garganta y congestión nasal. Si la infección es más grave, puede causar neumonía. 

Neumonía: Las personas con neumonía experimentan tos junto con otros síntomas, como fiebre o dificultades respiratorias sin una causa obvia.

 

MEDIDAS DE PREVENCIÓN

  • Tener la vacunación al día.
  • Aumentar las defensas para fortalecer el sistema inmunológico.
  • Promover la lactancia materna.
  • Elegir consumir alimentación saludable con alto valor energético.
  • Tomar líquido en abundancia. Los tés calientes son ideales para esta época.
  • No permitir que se fume en la casa. Mantener el aire puro en el hogar.
  • Hacer ejercicio físico.
  • Mantener ventilados los espacios y permitir la entrada de luz solar.
  • Evitar estar cerca de personas con tos y secreciones.
  • Toser y estornudar en el antebrazo.
  • Usar pañuelos descartables y tirarlos luego de su uso
  • Limpiar las superficies o juguetes contaminados por estornudos, tos o secreciones nasales.
  • Lavarse las manos varias veces al día, antes y después de comer e ir al baño.

 

LOS NIÑOS QUE CORREN MAYOR RIESGO SON LOS MENORES DE UN AÑO.

ANTE SÍNTOMAS COMO TOS, FIEBRE, SIBILANCIA, DIFICULTAD PARA ALIMENTARSE Y DORMIR, RESPIRACIÓN AGITADA E IRRITABILIDAD, SE DEBE CONSULTAR AL MÉDICO LO MÁS RÁPIDO POSIBLE.

 

POR UNA MEJOR SALUD EN INVIERNO, PROTEGÉ A TUS HIJOS 

PARA TENER EN CUENTA: INTOXICACIONES POR MONÓXIDO DE CARBONO

 

El monóxido de carbono es un veneno que no tiene color, olor, sabor y no irrita los ojos ni la nariz. Al no poder percibirse, es necesario tomar medidas preventivas para evitar que el monóxido contamine nuestra casa. Para ello es fundamental:

  • Dejar una ventilación permanente en cada ambiente. Además de ventilar toda la casa una vez por día, es fundamental mantener siempre abierta una ventana o puerta en los ambientes calefaccionados.
  • Observar que la llama de gas sea siempre de color azul (la llama amarilla es signo de mala combustión y generación de monóxido).
  • Si se usa brasero o estufa a querosén, apagarlos afuera de la casa antes de irse a dormir, siempre.
  • No instalar calefones en el baño, ni en espacios cerrados o mal ventilados.
  • En baños, dormitorios y ambientes cerrados solamente instalar artefactos con salida al exterior (de tiro balanceado).
  • Controlar anualmente las instalaciones y el buen funcionamiento de los artefactos de la casa. Se recomienda hacerlas revisar por parte de personal autorizado.
  • Ante síntomas de intoxicación es necesario ventilar el ambiente y recurrir rápidamente a la guardia del sanatorio propio o de los centros contratados.

 

Por consultas y atención:  Sanatorio Méndez, Avellaneda 551, CABA

Teléfonos: 4909-7500/7800/7900

o dirigirse al centro de salud más cercano a su trabajo o domicilio.

 Emergencias: 0-810-333-8888