Primavera con Salud

Prevención

Primavera con Salud

Después de un invierno frío, con lluvias y viento, deseamos la llegada de la primavera, temporada en la que nos sentimos más vivos y animados. El paisaje de Buenos Aires se inunda de maravillosas flores, los árboles retoman su follaje verde, aumentan las horas de luz solar y todo ello nos predispone a un mejor estado de ánimo.

 

Prevenir las alergias

La llegada del sol y los cambios en el ambiente generan efectos en nuestro organismo y muchas personas tienden a sufrir las temidas alergias primaverales, un proceso muy común que afecta a muchas personas por esta época.

Es habitual que con la llegada de esta época del año, los virus causen infecciones respiratorias, entre ellas resfríos, y recaídas gripales, que actúan directamente sobre las mucosas de la nariz y los bronquios. Esto se debe a que los pacientes alérgicos durante esta estación tienen sus bronquios inflamados, y se produce la exacerbación de los síntomas habituales de la alergia.

Cuando sufrimos de alergia significa que nuestro organismo reconoce como extraño una sustancia denominada alergeno, que induce en la persona propensa una respuesta de su sistema inmunológico, que da lugar a su vez una serie de manifestaciones clínicas propias de las enfermedades y reacciones alérgicas.

Por ello la alergia primaveral, y la alergia al polen en sí misma, producen rinitis estacional, cuyos síntomas tienden a variar de un paciente a otro, aunque por regla general éstos se caracterizan por irritación y picor de ojos, nariz, faringe y paladar.

El cambio de temperatura favorece a esto, sobre todo en primavera, que comienzan a hacer calores, y por ahí baja repentinamente la temperatura, y es allí donde reaparecen enfermedades como la rinitis y el asma, y comienzan a aparecer las virósicas típicas de la primavera.

El asma se manifiesta con síntomas de tos, presión en el pecho, silbidos y dificultad para respirar, A esto cabe agregar que no todas las personas alérgicas padecen asma, y no todos los casos de asma se relacionan con las alergias.

 

RECOMENDACIONES

  1. Evitar la alergia primaveral y el contacto con el polen

Si habitualmente sufrís de alergia, es bastante probable que ésta aumente durante los meses primaverales. De ser así, existen algunos consejos que debes tener en cuenta, los cuales te serán de gran ayuda. Una de ellas es disminuir las actividades al aire libre, sobre todo en aquellas horas en las que el polen está más “activo”: entre las 5 a 10 de la mañana, y las 7 a 10 de la noche.

Otra sugerencia es evitar, en lo posible, salir en los días secos y ventosos, ya que durante estas jornadas la polinización tiende a ser más alta y la concentración de polen, mayor. Por otro lado, es deseable mantener las ventanas cerradas de la vivienda y también la de los autos.

El polen característico en la primavera también afecta a nuestros ojos, provocando enrojecimiento o conjuntivitis. Para evitar estas molestias oculares durante la primavera, debemos tener especiales cuidados y más aún si usamos lentes de contacto.

Hay distintos tipos de polen que provocan reacciones alérgicas: los estudios médicos realizados por los alergistas les servirán para conocer qué tipo de polen (u otros agentes) son alérgicos a cada organismo, para saber evitarlos cuando se presenten.

También es importante cambiarse la ropa con frecuencia, porque los alergenos se adhieren a las telas y como complemento de lo anterior, una ducha y un lavado de cabello todas las noches servirán para eliminar todo rastro de polen del cuerpo.

Lo que se recomienda en estos casos es que ante los primeros síntomas y molestias se recurra al médico de confianza, quien luego de realizar el chequeo correspondiente optará por prescribir las medicación más conveniente (corticoides, antihistamínicos, descongestivos, broncodilatadores, entre otros) según el caso. Es fundamental no automedicarse.

 

  1. Hacer ejercicio físico al aire libre

Si no sufrís de alergias es una opción excelente hacer ejercicio físico al aire libre cuando llega la primavera  para así disfrutar de una buena salud, y sobre todo para disfrutar de los lugares más lindos que tiene nuestra ciudad. Recordá que la práctica de ejercicio físico es fundamental, sobre todo cuando éste se practica de forma regular. La primavera es ideal para disfrutar de un buen estado de salud y físico. Basta con practicar entre 30 a 40 minutos al día de tu ejercicio físico preferido que puede ser caminar, trotar, correr o andar en bicicleta.

  1. Alimentación sana

La alimentación es la base de nuestra salud, por eso es fundamental mantener una dieta equilibrada y variada, lo más saludable posible, sobre todo aquella integrada por alimentos frescos de temporada (frutas, vegetales, hortalizas y verduras frescas), los cuales aportan todos los nutrientes esenciales que tu organismo necesitará durante esta época del año: vitaminas, minerales y otros nutrientes que no pueden faltar, así como las legumbres, cereales en su versión integral, pescados, carnes blancas y frutos secos.