Se termina el año: a comer rico y saludable

Sanatorio

Se termina el año: a comer rico y saludable

¡Y llegó finalmente diciembre! Último mes del año y con el calor, las reuniones, despedidas, juntadas por todos lados y ¡las fiestas! Parece que no alcanzaran los días para meter tanto evento y …tanta comida.

Pero vamos por parte. ¡Se termina el año, no el mundo! Si no ponemos un poco de control sobre lo que ingerimos o tomamos, diciembre puede ser un mes para ganarse unos kilitos. Además del cansancio físico, a nivel psicológico en esta época del año entran en juego las emociones. Fin de año es un cierre de ciclo, con metas alcanzadas y aquellas que soñamos a principios de 2019  que no se lograron.

Mi primer consejo y más que nunca es no saltear comidas y así evitar la alianza maléfica de hambre con  ansiedad. Es allí donde suelen generarse los atracones de comida. Recuerden  que con hambre no se puede elegir.

Si tienen una reunión por la noche, refuercen aun más esta rutina y no abandonen el ejercicio. Si bien las altas temperaturas hacen a veces más difícil la práctica de deporte en verano, se puede realizar pero en horarios más apropiados como la mañana temprano o por la tarde/noche cuando baja el sol. Encontrar el momento adecuado. Siempre con una buena hidratación previa, durante y post ejercicio. Se pueden utilizar bebidas de rehidratación sin calorías para reponer los minerales que se pierden con el calor.

 

Esta es una época para elegir alimentos frescos, livianos, que se puedan comer fríos o templados. Ensaladas con huevo, frutas frescas o ensaladas de fruta sin azúcar, licuados etc.

 Y para el momento de las fiestas les propongo algunos tips que pueden ayudar:

  • No repetir el plato; servirse una sola vez. De las comidas típicas elegir sólo una y acompañar todoooo con vegetales de hoja verde.
  • Algunas opciones saludables podrían ser rollitos de jamón natural o pastrón con melón, vegetales asados, tomates rellenos (utilizando la pulpa de tomate, atún al natural, mayonesa light y huevo) pionono untado con queso y relleno de atún al natural, tomate, morrón y aceitunas, tortilla de zapallito o acelga cortadas en cuadrados pequeños, Rodajas de queso magro con rodajas de tomate y hojas de albahaca.
  • Acompañar las carnes -pollo, lechón, pescado- con ensaladas frescas (que dan mucha saciedad y aportan muy pocas calorías) y sólo servirse dos o tres cucharadas soperas de los acompañamientos más calóricos como papa con huevo y ensalada rusa sino se pueden evitar.
  • A las carnes, elegirlas lo más magras posible
  • Que la mesa tenga todo el tiempo variedad de ensaladas: cuánto más variedad de color, mejor es el aporte de vitaminas y minerales, sumando fibra que da mucha saciedad.

 

Algunos ejemplos de ensaladas

  • Ensalada de palmitos, manzana verde, apio.
  • Ensalada de rúcula, tomates deshidratados, semillas de girasol.
  • Ensalada de manzana verde, apio, y lechuga.
  • Ensalada de repollo cortado finito, remolacha cruda rallada, y tomates cherrys.
  • *Ensalada de espinaca fresca, variedad de lechugas y naranja o mango.

 

Animarse cada uno a crear la propia, combinar sabores, texturas y colores.

Para el momento dulce….no picotear. Poner todo en un platito para tener control de la cantidad. Pasas de uva, turrones, higos,  pan dulce, uffff y vamos sumando calorías.

Se pueden hacer pinchos con frutas de estación o helados de frutas caseros.

Y lo más importante es disfrutar con la familia y amigos la llegada de un nuevo año.

Coman rico (y saludable).

¡Feliz de haber compartido estos encuentros con todos ustedes! Me despido.

Que comiencen un gran año. Lo mejor siempre está por venir.  

 

(*) LORENA ZRYCKI. LICENCIADA EN NUTRICIÓN. M.N. 3342. INTEGRANTE DE LA UNIDAD DE ALIMENTACIÓN Y DIETÉTICA DEL SANATORIO MÉNDEZ.