Unidad de Alimentación y Dietética

Sanatorio

Unidad de Alimentación y Dietética

La Unidad de Alimentación y Diétetica del Sanatorio Méndez se ocupa de todos los temas o trastornos relacionados con la alimentación y la ingesta de alimentos y nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento del organismo, siendo su responsable Viviana Argento, licenciada en Nutrición

A partir de la demanda programada o desde la internación, las tareas de la Unidad van desde la atención de una patología ambulatoria a la de un paciente internado con sonda nasogástrica.

El área, que depende directamente de la Dirección del Sanatorio, está conformada por nueve profesionales, licenciadas/os en Nutrición y lleva adelante a sus tareas en el segundo piso del Méndez.  

El número estimado de consultas en sus instalaciones es de más de 300 pacientes en forma mensual.

A fin de favorecer a los afiliados, el horario de atención es muy amplio: va de 8.00 a 20.30, por lo que se constituye en uno de los servicios con mayor amplitud horaria, por lo que existen dos turnos de profesionales quienes reparten sus funciones a lo largo de la jornada.

Las patologías más comunes y vistas en el sector son: Diabetes, Hipertensión Arterial, Sobrepeso y Obesidad, Hipercolesterolemia, Gota y Obesidad Infantil, entre otras.

Una mala alimentación no sólo implica el consumir comida chatarra, sino el hecho de comer poco y mal como, por ejemplo: comer a deshoras o pasar largos períodos sin ingerir alimentos, no llevar una dieta balanceada o equilibrada acorde con la cantidad de energía que se necesita diariamente.

Es de destacar que mucho del trabajo de la Unidad se focaliza en la docencia, esto es, en enseñar a los afiliados a comer de forma variada y saludable pero no desde un lugar de la imposición, sino, desde la persuasión, la información y el respeto por los gustos de cada individuo.

Las consultas son personales e individuales, por lo general, con derivación médica.

De la visita y la entrevista particular surgen las dietas que son adaptadas a cada individuo puesto que cada persona posee características distintas y necesitan cosas diferentes. Es ahí donde interviene la Dietética, que se encarga de diseñar un sistema de dietas con múltiples combinaciones que cubran todas las necesidades nutricionales y las particularidades de todos los pacientes velando por su adecuado funcionamiento.

En esta faceta de la Unidad, los profesionales se abocan en la preservación y recuperación  de la salud  de las personas. Cuando hablamos de enfermedad usamos el concepto de dietoterapia la que se adecua para mejorar el estado nutricional. Por tanto, es un tratamiento más dentro del soporte médico que ofrece el Equipo de Alimentación y Dietética.

En materia de prevención las recomendaciones son siempre las mismas: tomar dos litros de agua diarios, realizar al menos 30 minutos de actividad física, consumir 5 porciones de frutas y verduras en variados tipos y colores, reducir el consumo de sal, limitar el consumo de bebidas azucaradas y alimentos con elevado contenido de grasas, azúcares y sal.

 

Diferencias entre nutrición y alimentación

La alimentación es la obtención, selección y preparación de alimentos con el fin de ingerirlos. En el caso de los seres humanos, los alimentos pueden ser naturales o creados por el hombre, sólidos o líquidos, pueden requerir un procesamiento previo o no (limpiar, hervir, cocinar, etc.).

La alimentación es un acto que depende de muchos factores para llevarse a cabo, como el aprendizaje, el entorno geográfico, el grupo social, las costumbres, factores socioeconómicos, las preferencias personales, las condiciones de salud, etc. De allí que si bien es un acto universal, no se realiza de la misma manera en todo el mundo, ni siquiera dentro de un mismo grupo social.

Por otra parte, la alimentación es un acto individual y voluntario, ya que cada persona puede decidir cómo y cuándo alimentarse.

Es importante destacar que los términos dieta y alimentación hacen referencia al acto de escoger los alimentos que se van a consumir. Cuando la selección de alimentos tiene que ser específica (bien sea por causas de enfermedad, como parte de un programa de pérdida de peso, por alergias alimentarias, etc.), se trata entonces de un plan alimenticio.

 

¿Qué es la nutrición?

La nutrición es el proceso por el cual los organismos vivos transforman los alimentos en energía y materia, para poder cumplir con sus funciones vitales e incluye la absorción del alimento, su digestión, metabolización y excreción de los elementos que no son nutricionales o que ya fueron aprovechados por el organismo.

La nutrición es un proceso biológico, fisiológico e involuntario: es la ingesta de alimentos en relación con las necesidades del organismo, por lo tanto, se llevará a cabo una vez que el alimento sea ingerido e independientemente de su tipo, calidad o cantidad.

Para que un organismo pueda nutrirse, en el sentido de que pueda obtener la energía que necesita, se requiere que la selección del alimento sea apropiada para sus necesidades, por lo tanto, el tipo de alimentación influye de forma directa en la calidad de la nutrición.

Una buena nutrición, una dieta suficiente y equilibrada combinada con el ejercicio físico regular es un elemento fundamental de la buena salud, en cambio, una mala nutrición puede reducir la inmunidad, aumentar la vulnerabilidad a las enfermedades, alterar el desarrollo físico y mental, y reducir la productividad

La nutrición es uno de los pilares de la salud y el desarrollo. La mejora de la nutrición pasa por promover la salud de las madres, los lactantes y los niños pequeños; reforzar nuestro sistema inmunitario; disminuir las complicaciones durante el embarazo y el parto; reducir el riesgo de sufrir enfermedades no transmisibles (como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares), y prolongar la vida.

Los niños sanos aprenden mejor los conocimientos. La gente sana es más fuerte, productiva y está en mejores condiciones de romper el ciclo de pobreza y hambre y de desarrollar al máximo su potencial.

La malnutrición, en cualquiera de sus formas, acarrea riesgos considerables para la salud humana. En la actualidad, el mundo se enfrenta a una doble carga de malnutrición que incluye tanto la desnutrición como el sobrepeso y la obesidad, paradójicamente, en países de ingresos altos y bajos.