ObSBA

CUIDADOS DE PRIMAVERA

Prevencion

user

.

Vuelve el calor, amanece más temprano, los pájaros trinan, los pastos toman un color más verde, florece la vegetación y el cielo se torna un poco más azul. Son algunas de las características que nos indican que la etapa invernal ha llegado a su fin y da comienzo a una nueva estación, la primavera.

Al igual que las otras estaciones del año, la primavera ocurre debido a la inclinación de la Tierra durante el movimiento de traslación, donde el planeta gira alrededor del Sol. Este movimiento tiene como una de sus consecuencias las estaciones del año. Esto se debe a que gracias a la inclinación de la Tierra en relación con su plano orbital, los rayos del Sol alcanzan diferentes proporciones en los dos hemisferios. Por lo tanto, cuando un hemisferio es más brillante y cálido al recibir más rayos de Sol, el otro recibe menos intensidad, por lo que las estaciones no ocurren simultáneamente en ambos lados.

En el caso particular de primavera, la temperatura se calienta, el aire se humedece más que en invierno, brotan nuevas hojas en los árboles y las flores se abren, dejando hermosos paisajes en jardines, campos y parques. También es el momento de disfrutar frutas y verduras deliciosas que aparecen en esta época del año, como son: la piña, la papaya, la berenjena, la remolacha, el zapallito verde, el perejil, puerro, habas, lechuga, nabiza, nabo, acelga, apio, alcaucil, espárrago, frutilla, frambuesa, cereza, arándano, manzana, naranja, palta, ananá, banana, frutilla, limón, brócoli y coliflor. Incluso los animales exhiben comportamientos característicos esta temporada. Muchos tienden a despertarse del período de hibernación.

La temporada de primavera comienza poco después del invierno y termina con la llegada del verano, cuando las lluvias se vuelven más asiduas e intensas. Es durante este período que brotan los girasoles, orquídeas, hortensias, rosas, violetas e hibiscos, entre otros. Aunque se conoce se la como la temporada de las flores, esta, es una característica que sólo se ve en algunas regiones del planeta, dado que, en mayor o menor medida, las especies de las plantas pueden tener otros momentos de floración fuera de esta estación.

Pero… ¿Qué cuidados especiales debemos tener en esta época del año?

Lo primero a lo que hay que estar atento, en primavera, es a la prevención y tratamiento de las alergias. El polen de árboles (como el arce, fresno, olmo o coníferas), las flores y algunas gramíneas, comienza a esparcirse en el ambiente desde fines de agosto y durante septiembre, provocando una reacción alérgica en muchas personas. La Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica, calcula que 2 de cada 10 personas entre 4 y 55 años, se ven afectados por la rinitis alérgica, especialmente en primavera.

Otro de los puntos a tener en cuenta es el aumento en la intensidad del solar. Durante la primavera los días son más largos y soleados, e invitarán a tomar sol y broncearnos, nutriendo nuestra piel y fomentando la creación de vitamina de D, al mismo tiempo que fortalece el sistema autoinmune.

Por otro lado, es importante continuar con el buen hábito de una alta hidratación. Sabemos que debemos tomar agua todo el año, pero a medida que se acerca el verano el cuerpo te va a pedir más líquido. Otro aspecto de la salud al que hay que prestar atención en primavera es al emocional. La astenia primaveral se manifiesta con altibajos de humor, problemas para conciliar el sueño, fatiga o falta de energía física y mental.

Por todo ello es importante asistir a la consulta médica, donde tomarán en cuenta las condiciones preexistentes y te indicarán los estudios necesarios según tu condición. En líneas generales, los médicos recomiendan algún complejo vitamínico complementario, el ejercicio físico, la relajación, alimentación balanceada y un buen descanso.

Consejos Útiles:

  • Uso de antihistamínicos, si es necesario, recetados por tu médico.
  • Utilizar gafas de sol para evitar el contacto del polen con la conjuntiva ocular.
  • Alimentarse bien, variado y nutrido (aprovechar todas las frutas y verdura que ofrece la estación)
  • Uso de filtros de polen en el aire acondicionado (vehículos y viviendas). Es preferible ir en coche con la ventanilla cerrada.
  • Evitar ir a lugares al aire libre con abundante vegetación donde haya una elevada concentración de polen.
  • Ventilar la casa por la noche en lugar de a primera hora de la mañana, ya que la concentración de polen ambiental es menor.
  • Refrescar nariz, ojos y lavar las manos con agua fresca con frecuencia.
  • Llevar una buena hidratación
  • Uso de protector solar

Ante la menor duda consultar con el médico de cabecera.

#ObSBATeCuida